domingo, 8 de noviembre de 2009

Vuelve ruiseñor.




¿Dónde estás pequeño ruiseñor,
que alivias con tus trinos mis anhelos?.
¿Tal vez oculto en el espeso entramado
de ramas del bosque de la vida?.

¡Aletea!, ¡alza el vuelo!, ¡escapa!...
eres libre, ¡vuela alto y ven a mí!,
¡vuelve a posarte en mi ventana!...

Necesito escuchar tu piar alegre,
necesito compartir tu gorgojeo,
necesito sentir el candor
de tu melódico canto.

¡Vuelve a trinar para mí!,
¡lléname de tu existencia
y de tus ansias de libertad!.

Pequeña criatura encantadora...
¡Cómo quisiera borrar todo lo que me rodea
y hundirme contigo en tus deseos!,
que fueramos un solo ser.
¡Cómo quisiera ser tu voz
y que tu fueras mis alas!.

¡Vuelve a mi pajarillo risueño!,
te sigo esperando
mientras miro la inmensidad del cielo azul,
esperando ver perfilarse tu silueta...
viniendo hacia mí.

¡Ven avecilla cantarina!,
¡regresa para endulzar mi mañana!.
¡Que mi balcón sea tu única jaula!.
¡Ven lindo pajarillo!,
¡ven!, que mi corazón te extraña.


© Eufrosina Amores (1999)


No hay comentarios: